Libros sobre cine:


________________________________________________________________________________

Busca obras, autores, actores y términos en este cuaderno:

domingo, 28 de agosto de 2011

El erotismo en el cine

Este blog es un compendio de los sentimientos que nos provoca el séptimo arte, y qué más provocador que el erotismo de las imágenes en movimiento de bellos cuerpos; cuántos tienen las primeras experiencias eróticas bajo el brillo de una pantalla de cine o de televisión; hemos de reconocerlo, casi siempre son ellas las que nos muestran las sensuales formas de aquellos más agraciados por la naturaleza. Piernas, caderas, pechos medio cubiertos..., cuánta pasión han creado en nosotros desde la adolescencia las películas que cargan con alguna escena erótica. Ver nota (1)

Lo sensual y lo sexual se abren camino en este excitante artículo dedicado al cine erótico.

Las películas que siempre salen a relucir al tratar el tema del cine erótico son: El último tango en París (1972), Portero de noche (1973), Cuentos inmorales (1974), Emmanuelle (1974), Historia de O (1975), Salon Kitty (1976), El imperio de los sentidos (1976), Instinto básico (1992)..., aquí sólo serán nombradas, pues suficiente literatura crítica han tenido ya. Dejemos paso a otros títulos para que despierten nuevas sensaciones en nuestro interior, que inspiren algún deseo con ayuda de Afrodita, que ella nos ayude a enamorarnos de las ninfas que pululan en el cine.

Empezaré provocando, con mil perdones, hablarán las imágenes por mí, donde lo que se descubre es visceral, La bestia (1975), del director Walerian Borowczyk:
Las actrices son las casi andróginas pero bellas Sirpa Lane y otra que no he podido identificar. Aunque por los fotogramas podemos pensar que la cinta es pornográfica, en ella no se reproduce el acto sexual de forma explícita. Los coitos son simulados; de este modo, el pene de la bestia es tan sólo un artefacto bien logrado.

Miremos ahora con los ojos de El hombre que mira (1994), del prolífico director de cine erótico y pornográfico Tinto Brass:
La actriz es Cristina Garavaglia, una mujer cuyo rostro ya incita a lo sensual.

Congelemos en nuestra retina varias imágenes del filme Más allá del Valle de las Ultra Vixens (1979), del loco director americano Russ Meyer:
La actriz es Kitten Natividad, una señora de proporciones y movimientos nada contenidos, cuya exótica belleza invita a la desmesura. He de decir que las películas de Russ Meyer no me gustan por su mezcla de violencia con erotismo, además de tener un guión desorbitado que se conduce sin sentido ni oportunidad. Sin embargo, muestra algunas de las mujeres más sensuales del celuloide, casposo o no, y eso es suficiente para despertar el apetito que tratamos hoy.

Sin duda, cine erótico de mejor calidad cinematográfica, que conjuga con mayor sutileza el provocar erotismo con el destape, explícito o no, es el de renombradas películas como: Bella de día (1967), de Luis Buñuel; El hombre que amaba a las mujeres (1977), de Francois Truffaut; Fuego en el cuerpo (1981), de Lawrence Kasdan; El amante (1992), de Jean-Jacques Annaud; Eyes wide shut (1999), de Stanley Kubrick...
Existe también un amplio número de títulos más taquilleros para los que nadie parece sentir vergüenza en acudir en masa a las salas de cine o a su alquiler (en aquella época pasada de los videoclubes): 9 semanas y media (1986), de Adrian Lyne; Orquídea salvaje (1990), de Zalman King; El color de la noche (1994), de Richard Rush...
Por último, hay títulos a los que me resisto incluir en una lista erótica, como Calígula (1979), por su extrema violencia que enfría cualquier calor corporal.

Echemos un vistazo a  una selección de imágenes cinematográficas que guardan un gran erotismo:

Fotograma en blanco y negro de la película Yo te amo... yo tampoco (1976)

Fotografía de Elizabeth Berkley para promocionar la película Showgirls (1995)

Fotograma de la película King Kong (1976), la actriz es Jesica Lange  

Una excusa para que los más jóvenes tengan acceso al visionado de imágenes de cuerpos desnudos es la de añadirlas a comedias, que, en realidad, usan este reclamo para ampliar su público:

Fotograma de la película Yo hice a Roque III (1980) 

Fotograma de la película Expertos en pinchazos (1977)

Fotograma de la película American pie 5 (2006)

Algunas actrices con capacidad para interpretar de forma convincente, que además gozan de hermosos cuerpos, son:

 Jane March

Kim Basinger

Maribel Verdú

 Salma Hayek 

Una de las primeras cosas que nos habla de una película es el cartel publicitario, si no el anuncio o tráiler, en esta propaganda se suele recurrir a la llamada de la naturaleza, el erotismo:

Cartel de la película La Venus rubia (1932)
La fría Marlene Dietrich lucía su cuerpo entre rasos y seda en el largometraje La Venus rubia (1932). Su personaje, una femme fatale para la perdición de todos, incluso ella misma.

Cartel de la película Lolita (1962)
Ya el argumento de la película de Stanley Kubrick, Lolita (1962), reunía suficientes excitantes, provocaciones y obsesiones. El cartel no defrauda.

Cartel de la película 007:Alta tensión (1987)
Si el James Bond de turno necesita hacerse un hueco en la taquilla, ¿por qué no recurrir al sexo en el cartel de la película? El filme fue un éxito.

Antes de irnos, y abandonar el gustoso tema de hoy, hagamos un pequeño viaje por el erotismo en la historia del cine, veamos algunas de sus instantáneas:

Fotografía de la actriz Theda Bara para promocionar Cleopatra (1917)
Theda Bara, anagrama de arab death (muerte árabe), fue una de las mayores vamps (mujeres fatales) del cine mudo.

Fotografía de la actriz Jane Russel para promocionar El forajido (1941)
El director y productor Howard Hugues tuvo problemas con la censura americana por el exagerado escote que lucía la actriz Jane Russel en El forajido (1941).

Fotograma de la película Vértigo (1958), la actriz es Kim Novak  
Kim Novak luce en algunas escenas del largometraje Vértigo (1958) un jersey verde sin llevar sujetador.

Fotografía de Brigitte Bardot en actitud apasionada, película sin identificar.
La sensualidad de la actriz Brigitte Bardot fue explotada en películas como Y dios creó a la mujer (1956).

Fotogramas de la película Las amantes del vampiro (1970) 
El cine de terror a menudo recurre al erotismo y lo relaciona con la sangre. Arriba, vemos un ejemplo de la productora británica Hammer en los últimos años de éxito, en los que se adentró en el llamado sexplotation, fenómeno de destape que ocurría en el resto del mundo algo antes que en España. 

Fotograma de la película Emmanuelle (1974)

Aunque mi propósito era no hablar de los clásicos eróticos, hay una película que marcó un cambio en los argumentos del cine erótico (hacia la perversidad), y es necesario dejar una imagen suya. Los ojos de Sylvia Kristel son de una candidez y fragilidad inmensas, además de bellos.

Fotograma de la película Tigra, hielo y fuego (1983)
El cine de animación también ha hecho incursiones en lo erótico. En la recomendable Tigra, hielo y fuego (1983) contamos con la excitación constante que nos provoca la hermosa protagonista, pues sólo lleva unas menudas prendas que apenas cubren su voluptuoso cuerpo de guerrera.

Fotografía de la actriz Angelina Jolie para promocionar la película Tomb raider (2001)
Aunque Angelina Jolie no se ha hecho popular por su participación en largometrajes de cine erótico, su rostro sugiere mucha sensualidad.

Algunos actores que han despertado deseos en las audiencias femenina y homosexual son:

Valentino

Marlon Brando

Paul Newman


Brad Pitt
Ninguno de ellos protagonizó filmes del género erótico, sin embargo, eran y son muchas las personas que se excitaban, y se excitan, con sólo mirarlos. 

En definitiva, el cine erótico puede recurrir a varias fuentes de infalible eficiencia, que coinciden con las apetencias del género humano: frescura de juventud, figura en la madurez (pero atractiva) y de piel aún tersa, senos en casi cualquiera de sus formas, labios carnosos, contraste entre la robustez masculina y la fragilidad femenina, lo exuberante, lo andrógino, lo mordaz, lo elegante, lo sugerente, lo explícito... Producir un contraposición suele ser efectivo, si no, observen a la Naturaleza, cuán distintos son sus varones de sus hembras.

(1) Me gustaría que las mujeres aportaran su visión del cine erótico, y que añadieran comentarios con títulos y escenas que les hayan provocado algún tipo de erotismo. Como hombre, he escrito el artículo limitado por esta circunstancia, por la particular forma que tenemos los varones heterosexuales de sentir el erotismo en el cine. Por favor, si tienes cualquier otra tendencia sexual, aporta tu comentario y tus títulos eróticos favoritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Recuerda que todos podemos tener una opinión distinta. No recurras al insulto en tus comentarios o serán eliminados sin tenerlos en cuenta. Procura explicar tu punto de vista sin caer en la descalificación de los que no piensan como tú. Tenemos un cerebro para discurrir y trabajar con las ideas, somos algo más que puños y dientes. Gracias.

Recomiendo:


Visita mi cuaderno para estudiar inglés en el Bachillerato:
Te ayudará a sacar mejores notas en la asignatura de inglés

Algunas reseñas literarias:

La Odisea, atribuida a Homero:

Vamos a estudiar hoy una de las obras literarias históricamente preferidas por muchos: La Odisea, atribuida convencionalmente a Homero. Se trata de un gran poema épico griego que se estima tiene ya unos 2700 años de antigüedad.


Edipo Rey, de Sófocles:

Esquilo (siglos VI y V a.C.), Sófocles y Eurípides (los dos, siglo V a.C.) son tres de los grandes en la escena teatral de la Antigua Grecia.


Satiricón, de Petronio:

Hoy vamos a estudiar juntos un poco de la que se tiene por muchos como primera novela moderna de Occidente: Satiricón.


Cantar de Mío Cid:

El gran poema épico de los castellanos tiene muchos estudios a sus espaldas, muchos tratados y ensayos, muchos chavales lo han estudiado en las escuelas.


Divina Comedia, de Dante:

El gran poema que hoy estudiamos está escrito en tercetos endecasílabos. Su resumen parece sencillo: cuenta la epopeya del alma humana, su viaje a través del Infierno y del Purgatorio, desde donde accederá a la contemplación del Todopoderoso.


El paraíso perdido, de John Milton:

Voy a estudiar hoy algo del poema narrativo El paraíso perdido (1667), del escritor británico John Milton, y ustedes, si me lo permiten, están invitados.


Estas son las entradas más populares de mi cuaderno:

Razones por las que evitar los anuncios de algunas empresas de la Red:
1 - Algunos insultan a la inteligencia del lector. Me refiero a los que dicen que has ganado un premio por ser el visitante número 1.000.000. Triste, pero todavía hay publicistas que usan este tipo de ganchos.
2 - Ralentizan excesivamente la carga de un blog.
3 - Pagan a razón de unos pocos céntimos por miles de visitas. Todo trabajo debe ser remunerado justamente. Es mi deseo que, en el futuro, cualquiera que quiera anunciarse en un cuaderno de la Red deba pagar una cantidad justa a los creadores. Este abuso que existe hoy debería ser rechazado con rotundidad.

Condiciones de uso:

No me hago responsable de los comentarios y opiniones emitidos por los usuarios acerca de los artículos de este, mi cuaderno. Cada uno de los usuarios será responsable por tales comentarios u opiniones que envíe a alguno de los artículos de mi cuaderno. Si consideras que algún artículo, comentario u opinión de este cuaderno pudiera resultar ofensivo en algún modo, por favor, ponte en contacto conmigo: eltrucomasdificil@gmail.com
Gracias por participar.

Google+ Followers