Busca obras, autores, actores y términos en este cuaderno:

viernes, 24 de febrero de 2012

Donaciones, ¡qué molestosas! ¿Un peaje obligatorio?

Extracto de la película Aterriza como puedas (1980)
Ayer caminaba por el espacioso pasillo que conduce a un gran hipermercado. Advertí que eran muchas las personas que iban y venían cargadas de bolsas de la compra y, viendo que estaban los tres personajes de siempre de una gran organización, cuyo nombre omito para evitar disgustos, pidiendo donativos como casi todos los días del año, cogí la vía más alejada de ellos, hombro con los escaparates de varios comercios de un flanco intenté evitarlos, pero me fue imposible. Muchas han sido las veces que les he dicho que no puedo dar donativos a su organización, algunas he recibido una contestación sarcástica que viene a ser algo así: “De lo que gasta en sus compras, podría dejarnos algo a nosotros, una pequeña donación, nada más”. Bien, esta vez decidí hacerme el sordo, no escucharles. Todo esto mientras una joven insistía en pedirme la contribución oportuna, a pesar de que yo corría intentando alejarme de ella. Para mi desdicha, se añadió al corro una niña que decía en alto y riéndose: “¡Señor, je, je, le están hablando, je, je! ¿está sordo?”. Bueno, no estoy sordo, déjeme tranquilo. No me moleste, le decía yo algo nervioso. ¿Es que este es un peaje que hay que pagar? ¿Acaso tiene usted una licencia para molestar a las personas que no conoce y que, además, huyen de usted y de su organización?

Dedico este artículo a los pesados de las donaciones, machacones pedigüeños, insistentes impertinentes, insoportables personajes que piden y piden sin tener en cuenta que nosotros, que por ahí pasamos con nuestros problemas, nuestras deudas, nuestra miseria, no estamos obligados a atender sus colectas; que alguno, como yo, podría estar hasta las narices de su molestosa recaudación.

Señores que pedís donaciones por estos mundos de Dios: Si alguien huye de vosotros, no insistáis, no tenéis licencia para molestar, no estamos obligados a pagaros un peaje. 300 veces al año son demasiadas. Van destinados a vosotros estos extractos de arriba, que pertenecen a la película Aterriza como puedas (1980). Quedad con vuestra recaudación para el que quiera atenderla.

Fotograma de la película Aterriza como puedas (1980). El actor es Robert Hays.
Aterriza como puedas (1980) es una comedia desternillante de los directores: Jim Abrahams, David Zucker y Jerry Zucker. Es uno de los largometrajes que más risas me han provocado. Para el American Film Institute ocupa la décima posición de las cien películas más cómicas de todos los tiempos. Resulta extraño que el malogrado actor Robert Hays, que hacía de piloto nervioso, no haya tenido más papeles como este, porque es un cómico de gran altura, tanta o más que el que sí triunfó en ese género luego, Leslie Nielsen. En definitiva, es una cinta que recomiendo para evadirse un rato de este mundo tan mediocre. Hollywood se ríe de sí mismo, parodia aquí el género de catástrofe aérea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola. Recuerda que todos podemos tener una opinión distinta. No recurras al insulto en tus comentarios o serán eliminados sin tenerlos en cuenta. Procura explicar tu punto de vista sin caer en la descalificación de los que no piensan como tú. Tenemos un cerebro para discurrir y trabajar con las ideas, somos algo más que puños y dientes. Gracias.

Recomiendo:


Visita mi cuaderno para estudiar inglés en el Bachillerato:
Te ayudará a sacar mejores notas en la asignatura de inglés

Algunas reseñas literarias:

La Odisea, atribuida a Homero:

Vamos a estudiar hoy una de las obras literarias históricamente preferidas por muchos: La Odisea, atribuida convencionalmente a Homero. Se trata de un gran poema épico griego que se estima tiene ya unos 2700 años de antigüedad.


Edipo Rey, de Sófocles:

Esquilo (siglos VI y V a.C.), Sófocles y Eurípides (los dos, siglo V a.C.) son tres de los grandes en la escena teatral de la Antigua Grecia.


Satiricón, de Petronio:

Hoy vamos a estudiar juntos un poco de la que se tiene por muchos como primera novela moderna de Occidente: Satiricón.


Cantar de Mío Cid:

El gran poema épico de los castellanos tiene muchos estudios a sus espaldas, muchos tratados y ensayos, muchos chavales lo han estudiado en las escuelas.


Divina Comedia, de Dante:

El gran poema que hoy estudiamos está escrito en tercetos endecasílabos. Su resumen parece sencillo: cuenta la epopeya del alma humana, su viaje a través del Infierno y del Purgatorio, desde donde accederá a la contemplación del Todopoderoso.


El paraíso perdido, de John Milton:

Voy a estudiar hoy algo del poema narrativo El paraíso perdido (1667), del escritor británico John Milton, y ustedes, si me lo permiten, están invitados.


Estas son las entradas más populares de mi cuaderno:

Razones por las que evitar los anuncios de algunas empresas de la Red:
1 - Algunos insultan a la inteligencia del lector. Me refiero a los que dicen que has ganado un premio por ser el visitante número 1.000.000. Triste, pero todavía hay publicistas que usan este tipo de ganchos.
2 - Ralentizan excesivamente la carga de un blog.
3 - Pagan a razón de unos pocos céntimos por miles de visitas. Todo trabajo debe ser remunerado justamente. Es mi deseo que, en el futuro, cualquiera que quiera anunciarse en un cuaderno de la Red deba pagar una cantidad justa a los creadores. Este abuso que existe hoy debería ser rechazado con rotundidad.

Condiciones de uso:

No me hago responsable de los comentarios y opiniones emitidos por los usuarios acerca de los artículos de este, mi cuaderno. Cada uno de los usuarios será responsable por tales comentarios u opiniones que envíe a alguno de los artículos de mi cuaderno. Si consideras que algún artículo, comentario u opinión de este cuaderno pudiera resultar ofensivo en algún modo, por favor, ponte en contacto conmigo: eltrucomasdificil@gmail.com
Gracias por participar.

Google+ Followers