Libros sobre cine:


________________________________________________________________________________

Busca obras, autores, actores y términos en este cuaderno:

viernes, 19 de octubre de 2012

Razones para no escribir un artículo en el blog


Cuando uno se decide a exponer una reseña de alguna obra de teatro, cine o literatura, puede, tal vez concientemente, desarrollar un porqué de esto que ha decidido hacer. Por ejemplo, tenía en mente hablar de El Satiricón, siglo I d.C., atribuida a Petronio. Bien, advierto primero, leyendo artículos sobre esta, tal vez, primera novela de nuestra historia, conservada solo en parte (recordemos que existen historias mucho más antiguas, pero que pertenecen al género de la epopeya, como la Ilíada o Gilgamesh), que concurren en esta gran enciclopedia numerosos comentarios críticos, pequeños ensayos, que ya aportan un estupendo estudio de la obra. Mi intención era relacionarla con la película de Fellini, Satiricón (1969), que da una visión esperpéntica de la curiosa historia de sexo, homosexualidad y hedonismo del original. Lo grotesco de los rostros, su exagerada caracterización, las luces artificiales que se reflejan en las calles…, ya han sido comentadas con solvencia en la gran Red. Que uno no pueda aportar algo nuevo, un sentimiento propio al tema que quiere tratar, es una de las razones para no escribir un pequeño examen de una obra.

Ciertamente, cualquiera que reciba un estipendio por hacer artículos estará en la obligación de escribir tales artículos y no tendrá razones para evitarlo. La segunda razón para no escribir, pues, es que el trabajo no está remunerado en esa ocasión.

Que el material que estamos rumiando, necesario para confeccionar el trabajo, no nos entusiasme, es decir, cuando tratamos una materia que no nos llena. Añadimos ésta a la razón de que ya está todo trillado y no escribiremos absolutamente nada.

¿Por qué lo hacemos a pesar no recibir una compensación monetaria? Varias son las justificaciones a esta entrega a los demás: el deseo de compartir conocimientos, la satisfacción que se siente cumpliendo un propósito de entender algo, el tema que tratamos nos apasiona, etc.

Hay un tipo de comentarista en Internet, un individuo anónimo, que a menudo entra en un sitio, sólo de pasada (no se queda para esperar respuesta), que, sin saludar siquiera o señalar que posee un mínimo de educación, espeta un escrito del tipo: “te equivocas, te quedas corto en esto o lo otro, te falta aquello…” Luego desaparece y no sabes más de él o ella. Lo que me desconcierta de esto es la falta de agradecimiento, la desconsideración  total que muestra ante quien da sin esperar nada. Usted puede encontrar un error, a su entender, en un artículo, pero hágalo ver de forma educada, entienda que esto cuesta un esfuerzo, que no es de justicia sacudir un bofetón y encima no agradecer lo que se le ha ofrecido. Esta es otra cuestión que pone freno a la realización de algunos artículos.

Gracias por la atención. Ahora, tratadas las penas, sigamos aprendiendo de cine y literatura.

(Un día, meses después, escribí una reseña de Satiricón, de Petronio).

___________________________________________________________

Zona de anuncios

Libros para niños, adolescentes y adultos



6 comentarios:

  1. El punto de todo esto es opinar, si alguien estaba buscando artículos de enciclopedia, podemos asegurar que está perdido y ya; me temo que no es misión de nadie ponerles en el camino adecuado.

    En otra nota, hay temas más complejos que otros, sobre los que hay que investigar más para opinar -como sobre El Satiricón- pero igual para eso están estos espacios, quizás haya alguien "ahí" que te conteste y entonces te darás cuenta que has dado un paso adelante.

    Yo valoro el esfuerzo de escribir un blog porque yo misma no tengo la valentía que se requiere, pero tú que ya estás en estos caminos, adelante : )

    ResponderEliminar
  2. Hola Andrea Rojas. Últimamente me entra miedo al recibir un comentario, la cuestión es que son ataques más que impresiones positivas.
    Al leer El Satiricón, me lleve una sorpresa, aún quedando sólo partes de la obra, es acongojante leerla y pensar que es la primera de la historia que tiene forma de novela. Su historia también es tan distinta a lo que conocemos: otra civilización que estaba entregada al placer: comida y sexo.
    Gracias por participar y por dar ánimos.

    ResponderEliminar
  3. Jaja, no me había fijado que salía mi apellido, ¡qué formal suena! Me gustaría opinar más del tema, pero la verdad no he leído El Satiricón, y con tales críticas, creo que pasaré de la película (?).

    ResponderEliminar
  4. Es una película extraña, aunque parte de la crítica la trata como una obra maestra. Si ves su anuncio, comprobarás si te quedan ganas de visionarla entera:
    http://www.youtube.com/watch?v=R75FsZxIB1A
    Los cinéfilos llaman a este cine raro, con rasgos extravagantes: cine bizarro, porque bizarre en francés significa raro. Esto siempre me resultó curioso, porque en castellano bizarro significa espléndido.
    ¿Ya viste la última de Woody Allen, A Roma con amor? Me hizo reír, sobre todo con el capítulo del hombre que se vuelve famoso de la noche a la mañana, sin saber por qué...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Disculpa por el retraso, esto a mi no me avisa de las respuestas, jeje. Por cierto,¿tu blog tiene algún tipo de restricción para copiar el texto? He tenido que teclear esa dirección de youtube...Igual pues me gusta el cine raro siempre y cuando la rareza tenga un objetivo (estético, conceptual..) Y me aterra ver la película y luego terminar con una idea muy distorsionada de la historia, necesitaría un acompañante más culto, jeje.

    Igual no, no he visto la de Allen, me preocupa que luego sea solo una exaltación de las locaciones, como -me pareció a mi- Medianoche en París, pero seguro pronto la curiosidad me gana ;)

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrea. Disculpa por lo de la restricción para copiar el texto, tuve que ponerla hace unos meses porque descubrí que un personaje me copiaba por completo los textos y luego escribía en su blog: "bien, hoy hablaremos de escena y secuencia..." y colocaba todo mi artículo con su firma, sin mencionar este blog siquiera (que es anónimo, pero que tiene corazón).
    Entiendo tu postura ante el cine, lo explicas muy bien. Me recuerda a la idea de la Iglesia de seleccionar, censurar e interpretar textos bíblicos, asusta un poco, aunque me voy por otro camino.
    Con Allen también coincido contigo, sólo puedo decirte que esta última me hizo reír con el personaje de Benigni, famoso de la noche a la mañana (la gran mentira que es la fama).
    Saludos y gracias por participar.

    ResponderEliminar

Hola. Recuerda que todos podemos tener una opinión distinta. No recurras al insulto en tus comentarios o serán eliminados sin tenerlos en cuenta. Procura explicar tu punto de vista sin caer en la descalificación de los que no piensan como tú. Tenemos un cerebro para discurrir y trabajar con las ideas, somos algo más que puños y dientes. Gracias.

Recomiendo:


Visita mi cuaderno para estudiar inglés en el Bachillerato:
Te ayudará a sacar mejores notas en la asignatura de inglés

Algunas reseñas literarias:

La Odisea, atribuida a Homero:

Vamos a estudiar hoy una de las obras literarias históricamente preferidas por muchos: La Odisea, atribuida convencionalmente a Homero. Se trata de un gran poema épico griego que se estima tiene ya unos 2700 años de antigüedad.


Edipo Rey, de Sófocles:

Esquilo (siglos VI y V a.C.), Sófocles y Eurípides (los dos, siglo V a.C.) son tres de los grandes en la escena teatral de la Antigua Grecia.


Satiricón, de Petronio:

Hoy vamos a estudiar juntos un poco de la que se tiene por muchos como primera novela moderna de Occidente: Satiricón.


Cantar de Mío Cid:

El gran poema épico de los castellanos tiene muchos estudios a sus espaldas, muchos tratados y ensayos, muchos chavales lo han estudiado en las escuelas.


Divina Comedia, de Dante:

El gran poema que hoy estudiamos está escrito en tercetos endecasílabos. Su resumen parece sencillo: cuenta la epopeya del alma humana, su viaje a través del Infierno y del Purgatorio, desde donde accederá a la contemplación del Todopoderoso.


El paraíso perdido, de John Milton:

Voy a estudiar hoy algo del poema narrativo El paraíso perdido (1667), del escritor británico John Milton, y ustedes, si me lo permiten, están invitados.


Estas son las entradas más populares de mi cuaderno:

Razones por las que evitar los anuncios de algunas empresas de la Red:
1 - Algunos insultan a la inteligencia del lector. Me refiero a los que dicen que has ganado un premio por ser el visitante número 1.000.000. Triste, pero todavía hay publicistas que usan este tipo de ganchos.
2 - Ralentizan excesivamente la carga de un blog.
3 - Pagan a razón de unos pocos céntimos por miles de visitas. Todo trabajo debe ser remunerado justamente. Es mi deseo que, en el futuro, cualquiera que quiera anunciarse en un cuaderno de la Red deba pagar una cantidad justa a los creadores. Este abuso que existe hoy debería ser rechazado con rotundidad.

Condiciones de uso:

No me hago responsable de los comentarios y opiniones emitidos por los usuarios acerca de los artículos de este, mi cuaderno. Cada uno de los usuarios será responsable por tales comentarios u opiniones que envíe a alguno de los artículos de mi cuaderno. Si consideras que algún artículo, comentario u opinión de este cuaderno pudiera resultar ofensivo en algún modo, por favor, ponte en contacto conmigo: eltrucomasdificil@gmail.com
Gracias por participar.

Google+ Followers